Portfolio Web: La carta de presentación que toda empresa necesita

0
0
0
s2smodern

Así resumiría lo que es para una empresa que trabaja la imagen de sus clientes el uso de un portfolio; además de ser la carta de presentación, es también un resumen de la trayectoria profesional de creativos, agencias o freelancers.

 

¿Qué características debe tener?

Para que un portfolio (como el que tenemos en Consultora Formación) funcione y sea valorado, debe contar con:

  • Un diseño limpio y atractivo e integrado con el resto de nuestro sitio o perfil.
  • Una vista ordenada y clara de los trabajos realizados
  • Una disposición adecuada para resaltar  los mejores trabajos, los más recientes…

Aun así, no es necesario poner todos lo que producimos, pues aquellos trabajos de los que no se está satisfecho o que han causado problemas, es recomendable no ponerlos; no por avergonzarnos de ellos, pero si te causan intranquilidad es mejor eliminar las “malas vibraciones”.

 

¿Porqué es necesario un portfolio?

Una palabra: competencia.

Cualquier empresa o entidad creativa, vive de la imagen, y eso es precisamente lo que debe transmitir, ya que los nuevos o potenciales clientes que quieran sopesar tus habilidades usan el portfolio para evaluar en un primer momento tu experiencia y trayectoria; demuestra que no eres un aficionado y que sabes lo que quieres trasmitir y que sabes hacer valorar tu trabajo.

Piensa y enfoca siempre tu portfolio pensando a quién va dirigido y lo que te propones al incluirlo en tu sitio. Sé que es complicado ser original, pero trata de no imitar, aunque tengas tus referencias: intenta mostrar tu personalidad.

Otro punto importante es la renovación de los contenidos y el diseño; tampoco se trata de que estés cada semana publicando (o sí, señal de que el negocio prospera), pero si es importante dar la sensación de que ésta sección está siempre en movimiento, aunque sea cambiar de posición uno de los trabajos, o dar más relevancia a aquel otro. Si lo ves necesario, también puedes renovar el aspecto de la sección al menos una vez al año, aunque cuenta más el contenido que el diseño de la sección en sí, ya que los clientes van a ver el resultado del trabajo, no a quedarse a admirar lo espectacular que resulta el efecto de las tipografías al pasar el ratón…

También debes tener en cuenta que lo que pretendes, en última instancia, es vender, así que facilita siempre el contacto, y cuantos más canales de comunicación con el potencial cliente, mejor.

 

Detalles

Los detalles marcan la diferencia. Estás vendiendo un producto, pero no hace falta explayarse diciendo lo buena que ha sido la experiencia, la confianza que el cliente ha tenido contigo y la excelente comunicación con todas las partes implicadas en el proyecto: se dan por supuesto y puede cansar al potencial cliente; necesitamos concretar.

  • Esboza y esquematiza lo que quieras decir: menos es más.
  • Usa iconos o imágenes cuando puedas cambiarlas por palabras: Ej.: un icono de diseño adaptable en vez de decir que “la web que hemos realizado se adapta a todos los dispositivos móviles”.
  • Di algo bueno acerca de tu cliente o del proyecto y siéntete orgulloso de haberlo llevado a cabo.

Al final, el equilibrio es la mejor opción para casi todo, y el portfolio no es una excepción, así que integra todo lo anterior en una sección que sea fácil de recorrer con la mirada, que de la información justa del proyecto y que transmita algo de ti como profesional, y algo que hable de tu cliente. Porque sí, vendemos un producto, pero también nos gusta nuestro trabajo y ver que agrada y sirve para su propósito. No digo que sea fácil, pero si has llegado hasta aquí, tendremos que hacer que valga la pena.

© 2013 - 2018 Consultora Formación